Kinesiología y fisioterapia

kinesiología

Es el estudio científico, sobre los movimientos humanos lo cual emplea los principios de las ciencias físicas. El estudio de la kinesiología abarca varias disciplinas.

El desarrollo de la kinesiología es fundamental para el análisis y el tratamiento de problemas relacionados con lesiones musculares y, principalmente en el sistema neuromuscular esquelético, así como el sistema del cuerpo que se ve afectado en su totalidad por afecciones que no estén directamente conectas con este sistema.

El kinesiólogo es especialista para la mejora y el mantenimiento de la capacidad fisiológica del individuo y la prevención de sus alteraciones. Su formación le permite intervenir en la recuperación y rehabilitación psicomotora, mediante la aplicación de técnicas y procedimientos de naturaleza física.

Se dedica a rehabilitar pacientes con problemas motrices o de movimiento corporal. Para ello se debe tener un profundo conocimiento de la anatomía, fisiología, y biomecánica del cuerpo humano; sus articulaciones, músculos, huesos.

gallery/ii
gallery/fisioterapeuta-aplicando-eletroestimulacao-em-fisioterapia-para-uma-perna-jovem_1139-1225

FISIOTERAPIA

La fisioterapia es un método holístico que ayuda a restaurar el movimiento y la función cuando alguien ha sido afectado por lesión, enfermedad o discapacidad.

El proceso de fortalecimiento y sanación del cuerpo puede ser utilizado por todos y cualquier persona, no sólo aquellos con condiciones médicas graves o después de lesiones graves, sino también aquellos que sufren de dolor de espalda y lesiones leves, ya que estas condiciones a menudo pueden intensificarse con el tiempo.

Puede ser utilizado por personas de todas las edades con una amplia gama de condiciones de salud que afectan a:

·       Pulmones y respiración

·       Huesos, articulaciones y tejidos blandos

·       Cerebro o sistema nervioso

·       Corazón y circulación

Este tipo de medicina es elogiada por alentar el desarrollo y facilitar la recuperación, lo que a su vez permite a las personas a volver a su mejor estado físico y mejorar su confianza.

El tratamiento puede implicar el ejercicio terapéutico, que apunta mejorar fuerza, movimiento y resistencia. Para corregir el desequilibrio postural y muscular, se utilizan una serie de métodos como la movilización articular, la manipulación y los masajes de tejidos blandos, así como el estiramiento y la terapia con puntos gatillo, que pueden ayudar a reducir la rigidez y actuar para aliviar el dolor. Se utiliza a menudo junto con cirugía y medicamentos para ayudar a la recuperación del paciente.